"10 es nota y lo demás es lujo".



David De Pasquale (@Dave_51) – En el último encuentro de la Temporada 2011-2012, Caracas FC enfrentaba al Atlético El Vigía en circunstancias muy sufridas, con un campo difícil como lo es el “Gato” Hernández, un rival duro de batir en su casa, teniendo que lidiar con la urgencia de conseguir la victoria para lograr el cupo a la Copa Libertadores, mientras estaba pendiente de lo que hacían los rivales directos, en caso que algo saliese mal en el frente propio. Tal situación hizo que fuera difícil no emocionarse, al escuchar los tres pitazos finales, porque “se logró el objetivo” en base al discurso manejado por cuerpo técnico y jugadores. Pero, ¿realmente fue un logro?
Si bien clasificar a la Copa Libertadores, por decima campaña consecutiva, es un importante objetivo cumplido, no deja de ser un objetivo secundario, aun mas cuando en la retina del aficionado avileño termina siendo más importante cómo se obtuvo, y lo que se perdió en el camino.
La famosa frase que sirve de titulo para este artículo es una de las que viene a la mente, al leer tanto en prensa como en internet, acerca del “objetivo cumplido”.
Dicho refrán es bien conocido por cualquiera que haya cursado el bachillerato, y siempre ha servido como una manera de restar importancia a los problemas y las deficiencias (las malas notas) ya que al final del año se consiguió el objetivo (aprobar la materia o el curso).
El recién finalizado Torneo Clausura fue uno de los peores en los últimos años, no hay discusión al respecto. Se pueden argumentar muchas circunstancias que giraron alrededor del equipo, jugadores que llegaron en baja forma física, importados que no rindieron lo esperado, etc. Pero lo que al final queda como opinión generalizada es que, con el equipo que se ensambló y habiendo dejado de lado el “proyecto” que había fungido de bandera en los dos últimos años, el gran objetivo era ganar el Clausura.
En otras ocasiones, dicho “proyecto” sirvió como atenuante a la hora de juzgar un torneo no ganado, debido a la gran cantidad de minutos que disputaron prominentes juveniles y que le sirvieron para desarrollar sus capacidades de aportar al equipo, y en parte también porque se había mantenido la regularidad en cuanto a los puntos obtenidos en comparación con el proceso anterior.
En el Torneo Clausura 2012, no hubo atenuantes, fue sencillamente un fracaso. No se logró conquistar, y además se vivió de la renta obtenida en el Torneo Apertura 2011, con la cual pudo sobrevivir a los múltiples resbalones sufridos para alcanzar, casi con la soga al cuello, el cupo a Libertadores.
Tan preocupante como lo anterior, fue todo el ruido que rodeó al equipo, con historias que iban desde que los jugadores le estaban “haciendo la cama” al DT, hasta supuestas situaciones disciplinarias que llevaron a la exclusión, por parte del cuerpo técnico, de algún efectivo en varias convocatorias, e incluyendo versiones acerca de un posible despido de Ceferino Bencomo, quien tuvo que ser ratificado por Phillip Valentiner con jornadas de anticipación para salir al paso de los rumores.
Decir que hay una crisis, sería una exageración. Siendo objetivos, el recién finalizado Torneo Clausura ha sido el único realmente malo que se le puede achacar al proceso Bencomo. Sí se le puede criticar que le cuesta ganar los partidos claves, pero no se puede decir que el Caracas FC ha sufrido una debacle, pues en 2 temporadas y poco menos de la mitad de otra que lleva al mando del equipo, siempre lo ha dejado entre los 2 primeros lugares de la tabla acumulada.
Sin embargo, para una afición acostumbrada a ver un equipo como el Caracas FC, que siempre lograba obtener (para seguir con la analogía del titular) notas sobresalientes, un torneo de “10 es nota y lo demás es lujo” comienza a despertar señales de alarma. Calificándolo incluso de conformismo o mediocridad.
La confianza en el DT Ceferino Bencomo y su cuerpo técnico fue ratificada por la directiva. Así que solo queda esperar que el Torneo Clausura 2012 haya servido como un llamado de atención al momento de tomar decisiones. Haber logrado el cupo a Libertadores y ser subcampeones de la temporada, no oculta aquellos aspectos que evidentemente no están funcionando. Hay que reflexionar, rectificar y avanzar.
La Temporada 2012-2013 tiene que ser la del reencuentro con la verdadera identidad del Caracas FC.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s