Conmebol lo hizo de nuevo.

David De Pasquale (@Dave_51) – El pasado 17 de marzo de 2011, la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) emitió un comunicado en el que informaba a la opinión pública, que “(…) el Caracas Fútbol Club, de Venezuela, fue multado en 20.000 dólares a raíz del comportamiento inadecuado y lamentable de parte de su afición” durante el encuentro de Copa Libertadores de América ante Unión Española de Chile.

Alguien que no esté muy empapado del tema podría leer esa frase textual del comunicado e imaginarse que durante ese encuentro sucedieron hechos de gravedad en el graderío del Estadio Olímpico de la UCV, y aun mas si tomamos como precedente la multa de $ 10.000 impuesta al Caracas FC desde el ente sudamericano, tras los hechos violentos que acaecieron al finalizar el encuentro ante la U. de Chile en la edición anterior del prestigioso torneo.
Sin embargo se sorprendería al saber que la multa se debe a un “trapo” o pancarta desplegada en la mitad de las gradas durante el choque copero, que rezaba lo siguiente: “FVF 24 años de fracaso, 10 años de desCARo” (La ubicación de las letras mayúsculas es intencional). El mensaje hace referencia a los 24 años que tiene el presidente de la Federación Venezolana de Futbol, Rafael Esquivel, en el cargo, y a los 10 años que lleva en construcción el Centro de Alto Rendimiento (CAR), y que aún está lejos de terminarse.
La multa impuesta por Conmebol a los “Rojos del Ávila” ya de por sí es una desproporción (y eso que pensaron en la posibilidad de suspender el Estadio Olímpico), puesto que el hecho que se está castigando no fue violento, tampoco incitaba al odio, ni tan siquiera había palabras altisonantes en el mensaje desplegado. Solo comunicaba una crítica a la actual gestión del ente federativo venezolano.
Pero lo que más indigna de esta sanción es el ataque a la libertad de expresión. Y no es una exageración, puesto que en el comunicado de Conmebol también reza lo siguiente: “Por este incidente, se decidió dar parte a los comisarios deportivos en el sentido de que, ante sucesos similares, no comiencen o paren el partido”. Es decir, por mandato de la Confederación, las criticas a cualquier ente que esté relacionado a esta, está prohibido. Nefasta decisión proveniente una organización que no mueve un dedo para evitar, por ejemplo, cantos racistas en otros estadios del continente.
Lo que más llama la atención es la pasividad de la FVF que, aunque siendo el objeto de las críticas de la afición, no pronunció palabra ante semejante acto de injusticia proveniente de la Conmebol hacia un club venezolano.
Esa inacción de la FVF es tan llamativa que podría interpretarse como un apoyo tácito a la decisión de la Confederación. ¿Recuerdan aquel incidente que se produjo por un “trapo” que se desplego en un partido del Torneo Apertura 2009, que decía “Fuera Farías, mucho x aprender. Así que al Rojo tienes q venir a ver”, y por el cual el delegado asignado por la FVF detuvo el encuentro hasta que se removió dicha pancarta? Sospechosamente parecido a lo mencionado en el comunicado que emitió Conmebol recientemente, ¿no les parece? Y si a lo anterior agregamos que Rafael Esquivel se encuentra en Asunción, Paraguay, lugar en el cual Conmebol tiene su sede, se hace imposible no ser suspicaz.
Estos hechos no hacen más que revivir aquellos recuerdos de la Copa Libertadores 2007, y en la cual Caracas FC y su afición pudo comprobar hasta dónde estaba dispuesta la Confederación Sudamericana de Futbol a usar su poder en contra de un equipo venezolano. Parcialización del ente hacia clubes rivales, suspensión de la cancha, suspensión de jugadores clave, y una FVF que, como hoy, no hizo nada para revertir la situación, terminaron obligando a que el “Rojo” tuviese que mudarse incluso de país, para continuar su participación en el torneo.
Pero Caracas FC y su afición demostraron en 2007 que son capaces de sobreponerse a las condiciones más adversas, y a las injusticias. Los “Rojos del Ávila” a pesar de no poder pasar de octavos de final en aquella Copa Libertadores, dejaron una imagen de garra, pundonor, dignidad y unión, que sirvieron como semilla para el crecimiento de una afición que sigue demostrado amor por sus colores domingo a domingo. Seguramente la afición, la directiva, el cuerpo técnico, y los jugadores de la versión 2011 del Caracas FC, revivirán ese espíritu de 2007.
Lo peor que se puede hacer ante una sanción arbitraria y desproporcionada como la aplicada recientemente por Conmebol, es quedarse callados. Hacerlo sería darle la razón a los envejecidos y rancios dirigentes que manejan el futbol sudamericano como si fuese la Cosa Nostra. La critica no va a desaparecer porque se impida la colocación de un “trapo”, siempre existirán maneras de comunicar el descontento. La verdad siempre sale a flote.
La sanción de Conmebol al Caracas FC es una injusticia, no cabe duda. Pero representa la mejor demostración de que el mensaje de protesta de la afición está llegando a quien tiene que llegar.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s