Opinión: No lo insulte, edúquelo.

Todos los que seguimos el Fútbol Nacional, tenemos un amigo, familiar, conocido, compañero de clases o trabajo, etc. que tiene la firme convicción de que nuestro Fútbol no sirve para nada. Ellos suelen referirse hacia nuestro futbol con desdén e insisten continuamente en hacer comparaciones odiosas con nuestra selección y vanagloriar fútbol y selecciones extranjeras. A este tipo de personas, se les ha bautizado como “Pastelero”.

Ahora, que estamos en tiempos del Mundial, este comportamiento se presenta mas acentuado; vemos a gente por la calle con camisetas de otras selecciones, carros con banderas que no son de nuestro país, y la constante pregunta: “¿y tu a quien le vas?”.

A uno, como doliente de nuestro futbol, que ha llorado las derrotas y celebrado las victorias; se le hace difícil no alterarse con estas cosas.

Pero, hay que pensar en frío y analizar la situación. ¿Por qué sucede esto?, ¿Es odio hacia lo propio, o es un caso grave de falta de identidad? Hay que tener en cuenta que muchos de estos “pasteleros”, no conocen nuestro futbol, no saben la pasión que genera apoyar un equipo que realmente representa tu gentilicio, tu ciudad, tu nación; nunca se han molestado a investigar un poco eso, y quizá no sea enteramente culpa suya.

Los medios suelen poner en primer plano al futbol de afuera. Los canales transmiten mas partidos de futbol español, italiano, ingles, o alemán que del futbol venezolano. Las noticias de la Champions acostumbran opacar a las de Libertadores, al igual que un triunfo de Barcelona puede “vender” mas que uno del Caracas. Y si no es el futbol de afuera, es el béisbol el contrincante de nuestro balompié en la batalla de centimetraje en los periódicos, o segundos en radio y televisión.

Y vamos a sincerarnos, ¿Cuántos de nosotros no se sintió representado por algún equipo foráneo antes de conocer al futbol nacional? El entorno de nuestra sociedad prácticamente nos empuja hacia esa tendencia, y luego buscamos excusas para justificarlas, “Es que mi abuelo era alemán”, “Yo tengo una tía viviendo en Italia”, “O sea, todos somos descendientes españoles de la conquista”.

La solución mas lógica para batallar contra esta actitud que hemos bautizado como “Pastelerismo”, no es dejarnos llevar por nuestro lado primitivo e insultarlos. Lo mas razonable es darles a conocer las bondades de ver ese hermoso deporte desde el estadio, de vivir la experiencia de apoyar a un equipo que te represente, experimentar el sin sabor de la derrota o las mieles de la victoria cerca de esos héroes que sudan la camiseta durante mas de 90 minutos. ¿O es que acaso a ti te atraen con ofensas?

Hay que tener paciencia, poco a poco la gente se identifica más con lo nuestro y a medida que vayamos poniendo nuestro granito de arena convenciendo a nuestro compañero “pastelero” seremos más. Y si ese compañero no quiere apoyar nuestro balompié, déjalo tranquilo, a fin de cuentas cada quien esta es su derecho de pensar como quiera.

“Vive y deja vivir”

Humberto De Pasquale C.

humbertodpc@laredavilena.com
Twitter: @HumDP
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s